Los socios fundadores de DONMARIO comparten una historia que se remonta a su niñez. Más allá de la obvia relación entre los hermanos Alejandro y Gerardo Bartolomé, las experiencias que muchos de los socios de la empresa vivieron en sus primeras dos décadas de vida, permiten atisbar el origen de buena parte de lo que podría definirse como el espíritu de la empresa.

El inicio

La compañía inicia su historia en 1980, con un capital de U$S 15.000 y miles de sueños. Con el correr de los años, y producto de un esfuerzo que no reconocía otra cosa que el trabajo duro, DONMARIO fue creciendo, transformándose en una de las primeras compañías argentinas en apostar fuertemente al desarrollo de la soja, hoy un soporte vital de la economía de la Argentina y toda la región.

La anécdota

En cuanto al origen del nombre, DONMARIO empezó como una suerte de broma, de esas que suelen hacerse entre hermanos con el único propósito de destacar a sabiendas aquello que al otro en algún sentido pueda molestrarle.

Sin embargo, por aquel entonces ninguno de los socios podía imaginarse que el segundo nombre de Alejandro Mario Bartolomé se convertiría con el correr del tiempo en el apelativo fundacional al que se amarraría una primera y singular filiación: el club de “LOS MARIOS”.

Dicho club tenía como particularidad que todos sus miembros comenzaron a apodarse unos a otros “MARIO”, como si se tratase de una muletilla. Esta misma muletilla le daría el nombre a lo que hoy es DONMARIO Semillas.

El liderazgo

Fue el desarrollo en soja lo que catapultó a DONMARIO Semillas hacia una posición de liderazgo en esta variedad, escribiendo una importante parte de la historia del crecimiento de este cultivo en nuestro país.

El presente

Hoy por hoy, DONMARIO es una compañía sólida, en crecimiento, con un equipo humano incomparable y una visión hacia el futuro basada en esos mismos valores que le dieron origen hace ya 3 décadas. Actualmente el semillero cuenta con importantes lanzamientos en los principales cultivos, novedades en tratamiento de semillas y programas de servicios para los productores que reconocen el valor de la tecnología a través de la compra de semilla fiscalizada o de la regalía extendida.

Quiénes Somos

Somos una empresa de semillas fundada hace más de 30 años y pensada para el largo plazo.

Nacida en Argentina, establecida y enfocada en toda la región sojera de Sudamérica, con vocación de expansión internacional para abarcar el mercado sojero mundial. Nos dedicamos al mejoramiento genético para la obtención, producción y comercialización de semillas de soja, maíz y trigo con foco en la mejora de la productividad agrícola.

Nuestro ADN

El ADN de DONMARIO se compone de 3 pilares fundamentales que definen la dinámica de su estructura:

1 Genética


Es un pilar fundamental para nuestro crecimiento. Por eso desarrollamos el programa de mejoramiento genético en soja más importante de Sudamérica con desarrollo en Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y Bolivia; e importantes programas en trigo y maíz.

2 Manejo


Acompañamos a la genética de cada producto con recomendaciones de manejo ajustadas a cada ambiente productivo. Esta información surge a partir de la red de Estaciones Técnicas DONMARIOMAS.

3 Calidad


Basamos fuertemente nuestros procesos en gestión de calidad. La fuerte convicción desde el origen de la calidad es el tercer pilar fundamental, ha generado en nosotros el compromiso de trabajar con estándares más elevados que los oficiales.